!Cambio del sistema, no cambio del clima!

Si no estuviera mas que un “photo op” para los veinte politicos capitalistas de la primera linea, con un precio indecente de mas de un million de millones de dolares para “seguridad,” esto sera ya bastante malo. Pero la reunion de caspide de los G20 en Toronto el junio 26-27 forma parte de una campana permanente de los ricos que dominan el mundo para destruir las conquistas de un siglo entero en cuanto a los derechos y beneficios de los trabajadores, mientras continuan a despojar el medio ambiente.

El Fondo Monetario Internacional, que sirva como especie de secretaria para los G20, abiertamente propone: aumentar la edad de jubilacion, eliminar pagos para cuidado medico, cortar subvenciones agricolos, alzar impuestos sobre ventas y la gasolina, congelar salarios de los trabajadores del sector publico, introducir criterios de ingreso para todos los programas sociales, y introducir un impuesto sobre carbon en emisiones gaseosas invernaderas.

Obviamente, tales medidas no toman cuenta de la pobreza catastrofica, ni del cambio del clima que amenaza la vida humana. Van a obligar que las masas trabajadoras del mundo paguen las crises del sistema que no son de nuestra culpa. Hay que recordarnos que los deficites y las deudas montaban drasticamente cuando los gobiernos decidieron ayudar los bancos grandes y las corporaciones gigantes. Los capitalistas crearon una burbuja de credito, que fue amoldada de manera a esconder literalmente bajo un cubierto de papeles las contradicciones centrales del capitalismo­la competencia implacable para ganancias y la sobreproducion de mercancia gastadora.

Politicos capitalistas miran con enfado a las mas minimas reformas­como cortar el presupuesto militar, o utilizar los lucros enormes de las companias de energia para la conservacion y alternativas de energia verdes, o impuestos sobre los ricos para pagar asistencia medica publica, educacion, buena nutricion, transportes publicos, y viviendas asequibles.

El gobierno minoritario conservador en Ottawa, en su entusiasmo para “mercados libres” hacia campana sobre una escala internacional para bloquear un impuesto especial sobre especulacion financiera y ganancias bancarias excesivas. De hecho, este impuesto no era mas de una medida promulgada por los poderes europeos y Washington como proteccion contra el proximo derrumbe bancario. Al mismo tiempo, Ottawa sabotea la salud maternal, rehusando proveer recursos para abortos legales y sin peligro en el exterior (68,000 mujeres mueren de abortos mal hechos cada ano, y 5 millones sufren de infecciones y complicaciones, por la mayor parte en paises pobres.)

Washington y Ottawa tienen la culpa desproporcionada por la quiebra de la Conferencia de Copenhagen sobre el Clima y por la destruccion del acuerdo debil de Kyoto. Ellos continuan a descargar cosechas excedentes en Mexico, Haiti, y otros paises menos desarrollados. Empujan campesinos hacia la desperacion y entonces explotan, hostigan, y deportan a los trabajadores inmigrantes.

El gran temor de los ricos en el poder es “la maldad griega,” lo que los capitalistas dicen es “gastar demasiado,” pero lo que es de verdad un ejemplo excelente de solidaridad obrera contra el orden del dia de los patrones para el empobrecimiento de los obreros y el despojo de sus derechos.

Nosotros los socialistas aclamamos la lucha de los obreros a traves de Europa. Apoyamos la ola de huelgas en China para salarios y beneficios decentes.

Salutamos la resistencia masiva a la ocupacion imperialista de Afganistan, Iraq, y Palestina. Aprobamos entusiasamente la declaracion de la Conferencia de Cochabamba sobre el cambio del clima y para los derechos de la Madre Tierra, la que exige el fin del militarismo, del pillaje del planeta para lucros (es decir, el capitalismo), y de la negacion de los derechos de los pueblos indigenos.

Nos identificamos con Cuba revolucionaria y con la rebelion al neoliberalismo que cae sobre Venezuela y America Latina.

Para un mundo en que todos podran “vivir bien,” los obreros y los pueblos oprimidos tengan que expropriar la industria y planear la economia de manera democratica, en acuerdo con la naturaleza. Lo necesario no es un impuesto sobre los bancos sino la nacionalizacion de los bancos y las grandes companias bajo del control obrero y comunitario.

Que se unen Uds con nosotros en la lucha para un mundo sin explotacion y guerra! Urge escoger: O democracia economica o tirania de las corporaciones; eco-socialismo o extincion!

Esta declaracion a sido emitido en comon por Socialist Action/Ligue pour l’Action socialiste (Estado canadiense), Socialist Action de los Estados Unidos, y Liga de Unidad Socialista (LUS) de Mexico.

Advertisements